Los perros y los petardos navideños

Perros y petardos navideños’

Se acercan las navidades y con ellas las celebraciones propias de estas fiestas que, en muchos casos, llevan aparejadas el lanzamiento de cohetes o fuegos artificiales. Y ya sabemos que los perros y los petardos navideños no suelen llevarse bien.

Los cohetes y petardos propios de estas fiestas suenan para nuestras mascotas como disparos o explosiones, lo que desencadena su instinto natural de huida. Al escuchar ruidos estruendosos, los perros a veces buscan refugio debajo de los muebles o en rincones apartados, mientras que otros corren despavoridos o incluso intentan escapar.

Ante estas situaciones, los dueños de estos animales pueden enfrentarse a un reto cuando se trata de calmar a sus amigos de cuatro patas. Los cohetes, petardos y otros artificios pirotécnicos pueden asustar incluso a los animales más tranquilos.

Y este tipo de celebraciones son más frecuentes en los pueblos y en las pequeñas poblaciones, donde además este tipo de explosiones o estallidos se oyen más que en las ciudades, con el consiguiente susto para nuestras mascotas.

Por ello, si vives o pasas la Navidad en una pequeña localidad, debes estar prevenido para proteger a tu mascota. Además, el hecho de que nuestro perro se traslade fuera de su domicilio habitual puede hacer que se desoriente y pueda perderse. En estos casos, es muy útil dotarle de un localizador GPS que nos avisará si traspasa un perímetro que hayamos establecido.

Perros y fuegos artificiales: estas mascotas son muy sensibles a los ruidos y el olor a pólvora les excita

Los perros oyen frecuencias muy por encima de lo que puede percibir el ser humano, por eso los sonidos fuertes les afectan directamente.

Los ruidos causados por la pirotecnia pueden provocar incluso una pérdida de audición y tinnitus. De hecho, los perros de caza sufren en ocasiones una pérdida de audición irreversible, causada por la proximidad al ruido de los disparos.

 Además de los posibles daños a su oído, los estruendos que origina la pirotecnia puede ser una causa para que los sufran miedo o les ocasionen fobias. Estas fobias se dan cuando tiene lugar una respuesta desproporcionada por miedo y pánico y en estos casos, es posible que puedan salir huyendo despavoridos.

Se estima que una gran parte de las desapariciones de perros y gatos se debe que estén sometidos a sonidos muy fuertes, principalmente fuegos artificiales y tormentas. En estos casos es de gran ayuda que las mascotas tengan un localizador GPS para mascotas que permite localizarlos y recuperarlos de forma inmediata.

Pero no debemos pensar en el peligro para los perros de este tipo de celebraciones solo en términos de ruidos y luces. Para los perros en particular, que se orientan principalmente a través de su sentido del olfato, la exposición al olor de los fuegos artificiales es otro factor de estrés.

Es importante tener en cuenta que las reacciones de los perros ante este tipo de situaciones pueden variar y que aunque en alguna ocasión se haya  mostrado relajado, en otros casos pueda estar alterado. ¿Cómo podemos saber si nuestro perro está pasando por una situación de angustia?

Así pues, y cara a estas próximas fiestas navideñas, si por tu zona sabes que van a explotar petardos, cohetes o fuegos artificiales, estate muy cerca de tu perro para tranquilizarle en esos momentos. Los perros y petardos navideños no son buena combinación, pero, afortunadamente, la tecnología nos puede ayudar.  En el caso de que temas que pueda asustarse y perderse, el dotarle de un localizador GPS de perros puede ser una buena solución para encontrarle si no vuelve a casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *